Diciembre 2017

Clicksacabra

Todos somos Clicks y como los Clicks, todos tenemos particularidades, que nos hacen ser quienes somos y nos diferencian de los demás.

Sólo que algunas de estas peculiaridades marcan mucho, como el click submarinista que va con la careta de bucear o la click con las alas de hada, y otras características que pasan más desapercibidas, como el color del pelo. Pero quién no sueña en un mundo de igualdad en el que todos tengamos nuestro propio espacio, igual que el de una gran exposición de clicks?

Es por eso que los amigos del Clicksacabra nos quisieron sorprender con una immensa y variada exposición de muñecos de clicks. De todas las etnias, profesiones y formas, en todos los contextos inimaginables, desde un mar lleno de piratas y sirenas, hasta una granja en primavera pasando por una fiesta de Carnaval. Con paciencia y mucho trabajo, los coleccionistas de clicks fueron montando todos los escenarios variados. Hay tanta variedad de clicks que no te los acabas ni que quieras!

El polideportivo de L’Esquirol se llenó de largas mesas que acogían los pequeños clicks, cada uno diferente del otro. Los más pequeños pudieron entretenerse buscando en cada rincón los clicks escondidos. Además, en un sector de la exposición, un mapa dibujado por niños y niñas de L’Esquirol acogía todos los clicks distribuidos territorialmente, un click por cada niño del mundo con la misma enfermedad que Irai.